miércoles, 12 de mayo de 2010

Fobias

¿Porqué hay personas que le tienen fobia a la tecnología? No estoy hablando del revolucionario armamento nuclear, ni de las pistolas de rayos lasers o los robots asesinos, y mucho menos de las nanopirañas que suben por el desagote de la bañera para devorarte los pies mies te lavas la cabeza con el “Jonson bebé no más lágrimas”. Estoy hablando de todos esos pequeños artículos del hogar que hoy son parte de nuestra vida cotidiana, una impresora, un celular, un tv, una pc, lo que se les ocurra que tenga más de 3 botones.
Cada vez que me consultan sobre un periférico de la PC respondo lo mismo “Hay sólo un lugar donde lo podes enchufar, no podés equivocarte”, pero aún ante una premisa tan sencilla, las dudas y el miedo a cometer algún error (como si ese cable usb fuese el cablecito azul o rojo de una bomba y el conectarlo equívocamente implicaría que todo su ser se desparrame en pedacitos por el suelo) hacen que una tarea tan sencilla como armar un rompecabezas de 2 piezas se convierta en un mar de incertidumbres y tormentos difícil de resolver sin la ayuda de un profesional.
A veces sucede a la inversa. A todo aquel que le gusta la tecnología, que es fanático del último chiche que se hizo importar desde Vietnam porque recién saldría en el mercado local al mes siguiente y no puede aguantar tanto tiempo, a todos Uds, ¿leyeron alguna vez un manual?. Un manual es un pequeño cuadernito, a veces resumido en unas pocas hojitas (o en su defecto una sola hojita doblada prolijamente), que acompaña al producto adquirido donde se suele explicar la mayoría de las funciones y características del nuevo chiche. Ese pequeño cuadernito contiene la mayoría de las respuestas a sus dudas, sólo tiene que abrirlo y leerlo. En vez de eso, estos personajes tecnológicos, comienzan a tocar botones, palanquitas, perillitas o que lo tengan a mano, combinando distintas alternativas e ideando nuevos ecuaciones diferenciales sobre el aparato, para realizar cualquier función nueva que desconocen del nuevo aparato, sin acudir a la página 3 del manual donde se decía claramente cuales eran los dos pasos a seguir para hacer dicha tarea, como si eso fuese un pecado mortal que los condenaría a las mismísimas fauces del infierno por toda la eternidad, y los lleva a llamar desesperadamente a un amigo a las 3 de la matina para preguntarle “ché, ¿cómo mandas una foto por mensaje con el nokia 7389e, vos que te lo compraste la semana pasada?”, dando por sentado que su amigo no tiene nada mejor que hacer que responderles las preguntas y suponiendo que las sabe absolutamente todas por haber cometido el simple error de tener el mismo celular que él.
Ambos mundos deberían coexisten, metan mano muchachos que no se rompe nada, y uds, manga de molestos, dejen de tocar los botoncitos en forma desesperada y lean un poquito que no se les van a derretir las retinas.La tecnología es simple, cada día es más intuitiva y amena. Hay que animarse a ella, pero también respetarla. Por lo pronto sigo intentando hacer andar el disco de Jazzy Mel en mi nueva Winco de 78 revoluciones.

2 comentarios:

Quito dijo...

jazzy mel... guauuuu, fijate que poray tu disco es de 45 revoluciones... ojo, si pretendés hacer andar tu winco con un CD avisame que te alcanzo uno de twiggy y otro de macaferri para q los hagas crema en el intento...

te agrego algo de los que meten mano y nunca leen las intrucciones: cuando están desesperados recurren a internet, se meten en algún foro y luego de un par de horas saben qué tienen que hacer porque CONSIGUIERON LA RESPUESTA COPIADA DE UN MANUAL DE INTRUCCIONES!!!

ay tevez...

q.

LeO dijo...

De la época en la que trabajaba con mi viejo, recuerdo infinidad de ocasiones donde al desembalar algo nuevo, yo lo hacía andar mientras él terminaba de leer la primera mitad de la "Guía Rápida".

Por supuesto que el se acuerda de la otra parte de ese Universo: todas las veces que en el Manual decía qué botón tocar para abrir un gabinete sin usar un martillo y un cortafierros, por ejemplo.