martes, 27 de enero de 2009

Mecánico

El jueves pasado, cuando regresé del trabajo, me propuse alcanzarlo a mi compañero de viaje hasta su hogar (mis otros compañeros de viaje están de vacaciones y ante una nueva suba en los costos del ómnibus hacia capital y un poco de fiaca agudizada por el acostumbramiento al auto, me motivaron a empezar a viajar en mi coche, un viejo Renault 9); cuando quiero salir del semáforo porque el mismo había adquirido el tan preciado color verde, noté que el auto empezaba a fallar, no me respondía el acelerador, aceleraba y se me apagaba, ponía otras marchas y no me respondía. Así que decidí acomodarme a un costado del camino, pasarlo a nafta y seguir mi marcha apurándome para llegar al mecánico del GNC antes de que cierren sus puertas (no se porqué pero los mecánicos nunca hacen horario de comercio, cierran a las 5 o 6 si es que uno tiene suerte de conseguir uno tan tarde).
Cuando llegué al mecánico lo metí en el taller segundos antes de que el dueño le baje la persiana. Me hace pasarlo a gas, y después de revisar un largo rato el motor, escuchar ruiditos, jugar con tornillitos y cosas por el estilo, me dijo “Es el diafragma del equipo de gas, no da más. Y aparte habría que cambiarle las bujias y de ser necesarios los cables”. Me dijo que el costo del diafragma era de 50 pesos y que del resto no sabía, pero que rondaba los 100, y me dio turno para el sábado a la mañana.
El viernes fuí a trabajar en bondi, 23 pesos de gastos en pasajes, salir media hora antes de casa y llegar una hora después, pero como no había opciones lo hice.
Al medio día la flaca me llama para pedirme permiso para llevar el auto a su mecánico de confianza (no se cómo hace pero siempre tiene alguien de confianza para cada una de las cosas que se le rompen, yo sólo tengo un panadero de confianza y un urólogo de confianza). Le respondí que no tenía inconvenientes aunque me parecía una pérdida de tiempo ya que me parecía muy acertado el otro diagnóstico, y a pesar de mi punto de vista lo llevó igual.
Al minuto recibo un mensaje de texto “Estás seguro que no te quedaste sin gas? Mirá que las luces están apagadas”. Al que respondo, “NOOOO”, con suma seguridad y tono irónico, “NO SOY TAN BOLUDO, EL AUTO ANDA 150 KM CON GAS Y SE ME ROMPIO A LOS 120, ASÍ QUE SI O SI TIENE QUE TENER GAS, ES OTRA COSA”.
Ella llegó al mecánico y el mismo le dice que la válvula de gas se encontraba cerrada y que el reloj de presión no estaba andando, o no tenía gas o se había roto lo que lo medía. La flaca defendiendo mi postura le dice “NO, SEGURO QUE TIENE GAS, MI MARIDO ME ASEGURO QUE ES ASÍ”. El mecánico con suma paciencia le dice “vaya señora, cargue gas y si le sigue funcionando mal me lo trae”.
La flaca esperó que llegue yo y fuimos a comer a lo de un primo y a hacer un millón de cosas más. Cuando volvíamos a la noche la flaca me dice “Y SI LE CARGAMOS GAS POR LAS DUDAS”. Le respondo “PERO QUE CABEZA DURA QUE SOS MUJER, VAMOS A CARGARLE, DALE, TE APUESTO LA CENA A QUE ESO NO ES”.
En definitiva, le cargamos gas y el auto sigue andando de maravillas, como siempre.
De este relato surgen varias conclusiones:
- Nunca confíes en los mecánicos
- Nunca delegues las tareas tuyas a tu mujer (me hizo ahorrar 150 mangos pero me tengo que comer todos los días sus gastadas)
- Nunca estés seguro de nada, siempre puede fallar
- Nunca apuestes con tu mujer (la mía sólo apuesta cuando está cien por ciento segura y yo no termino de convencerme de que siempre pierdo, sigo manteniendo la esperanza de ganarle aunque sea una vez)
- Me podrían estafar de tal manera que me doy miedo a mi mismo, no caso un cuero de casi nada y confío demaciado en lo que me dicen los demás

4 comentarios:

LeO dijo...

Mi suegro dice "cuando siento que tengo la más mínima posibilidad de perder una discusión, la abandono".

Así no sufrirías estas cosas, Egú.


Abrazo grande

Anónimo dijo...

jejejejejejee
jejejejejejeeje
jejejejej
jejejejejejee
que boludooooooooo.

igual te quiero amigo

gonza

Ceci dijo...

¿Viste que yo tenia razón...? no habia que arreglarle nada, solamente PONERLE GAS.

Ceci dijo...

Bueno, si tanto te molesta mi comentario anterior y/o te da vergüenza borralo, no importa. Tengo el agrado de podértelo decir todos los días personalmente.
...Besitos...